26 jul. 2013

CAPÍTULO IV: VIAJE A BURGOS. VISITA CIUDAD 3

 

Ir a: Página Principal / Capítulo I / Capítulo II / Capítulo III / Capítulo V

Día 4º) Domingo 21/07/2013

Hoy cambiarían un poquito los planes.

En principio habíamos reservado cinco noches en Burgos, para dedicarle cuatro días a la ciudad y uno a lugares cercanos de interés, tales como Santo Domingo de Silos, Lerma, San Pedro de Arlanza, Covarrubias, La Yecla u otros.

Un problema en mis ojos hizo que no me encontrara bien e impidió que disfrutara de seguir viendo cosas, incluso tuvimos que ir al médico de urgencias, así que terminando el día de hoy ya habríamos visto prácticamente todo lo más importante de Burgos, por eso decidimos cancelar una noche y si me encontraba mejor, al día siguiente en vez de ir directos a Sevilla, pasaríamos por algún pueblo.

Después de pasar por el Hospital, la consulta del médico (diagnosticarme una conjuntivitis alérgica) e ir a la farmacia de guardia a comprar los oportunos medicamentos, tomamos el coche y nos fuimos a la visita prevista del día de hoy:

La Cartuja de Miraflores, sita en Carretera Fuentesblancas, Km 3.5, 09193 Burgos, a unos 6 kms. 10’ del hotel , aunque en casi todas partes pone a 3 kms. del centro, realmente está a 6, pero no tiene la mayor importancia porque aunque hubiera estado a 12, es uno de los lugares imperdibles en una visita a Burgos.

El horario es de L a S de 10:15 a15:00 y de 16:00 a 18:00 y los domingos de 11:00 a 15:00 y de 16:00 a 18:00.

image

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando fuimos a sacar la entrada, nos atiende un chico muy simpático que nos dice “La entrada es gratuita  pero si a la salida habéis quedado contento y os ha gustado, podéis hacer entrega de un donativo”, que por supuesto que se da bien merecido.

Luego, hablas con otro señor, aún en el corredor, que te da una breve explicación de lo que vas a ver, aunque realmente se merecía una visita guiada bien es cierto que te dan un folleto estupendo de los más breves pero completos y mejor explicado que me han entregado en ningún sitio.

Cartuja de Miraflores

La Cartuja de Miraflores fue fundada en 1442 por el rey don Juan II de Castilla y León, esta cartuja es, en realidad, obra casi exclusiva de su hija la reina Isabel la Católica. De estilo gótico de finales del s. XV, fue construida sobre los restos de una palacio de caza.

01-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0356

02-Burgos. Cartuja de Miraflores - P7210371

04-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0357   05-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0358

Patio interior de la Cartuja

Pasada la galería de entrada nos encontramos con la portada principal, presidida por la imagen de la compasión y los escudos de Castilla y León y el rey Fundador Juan II

 11-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0361 10-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_036008-Burgos. Cartuja de Miraflores - P7210375  07-Burgos. Cartuja de Miraflores - P7210374

13-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0363

12-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0362   14-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0364

A continuación se pasa al atrio de la Iglesia y a la estancia de los fieles, es admirable la vista que presenta el interior de la iglesia contemplada desde este lugar, el arquitecto respetando el estilo y costumbres cartujanas construyó un templo de una sola nave dividida en distintos espacios: estancia de los fieles, coro de los Hermanos, coro de los Padres y presbiterio.

15-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0365   20-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0370

Escultura de San Bruno (s. XVII). Primer cartujo y fundador de la orden

 19-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_036916-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0366

Puerta de la clausura, con talla de los evangelistas y los Padres de la Iglesia Occidental. En la foto de la derecha, la fantástica sillería de nogal del coro de los Padres

17-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0367 18-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0368 21-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0371

Por fin llegamos al panteón real, sepulcro donde descansan los restos de Juan II e Isabel de Portugal, padres de Isabel la Católica y su hermano el infante Alfonso. Aquí disfruté muchísimo, nos llevamos bastante rato mirándolo por todas partes era tal el lujo de detalles que no te cansabas de mirarlos

Cincelado en alabastro formando una estrella de ocho puntas, la filigrana y es tan rico el simbolismo que posee que con razón se le considera “un alarde de inspiración y belleza”.

Destacan las figuras que se cobijan en hornacinas diferentes, entre ellas la de la Virgen de la leche, venerada como Santa Mª de Miraflores, las siete figuras del A.Testamento, las Virtudes teologales y Cardinales, la compasión y las figuras de los monjes.

Detalles del sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal.

37-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0387  22-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0372 23-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0373

24-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0374  30-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0380 29-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0379

25-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0375  28-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0378

38-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0388

Retablo mayor

El retablo gótico es de riquísimo detalle y de un sorprendente y original diseño

26-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0376  31-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0381

36-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0386  39-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0389

35-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0385  40-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0390

27-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0377  32-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0382

Techo de la iglesia y detalle del sepulcro del infante Alfonso, adosado al muro enmarcado por pilastras también muy decoradas.

33-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0383  34-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0384

Lo que ya nos quedaba por ver eran una serie de capillas laterales. La primera alberga una exposición que incluye una Anunciación de Pedro Berruguete, más otras obras de arte guardadas hasta ahora dentro de la clausura de la Cartuja.

La Segunda dedicada a Ntra. Sra. de Miraflores con bonitas pinturas murales del s. XVII

1-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0393  41-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0391

42-Burgos. Cartuja de Miraflores - DSC_0392

Y en la tercera y última sala se encuentran una serie de manuscritos y libros de la biblioteca de los cartujos.

Terminada nuestra visita nos dirigimos hacia el Monasterio de San Pedro de Cardeña, está a 4,5 kms desde este punto, por la misma carretera que cruza el parque de Fuentes Blancas  BU-800

El Monasterio de San Pedro de Cardeña evoca la memoria del Cid y su esposa Doña Jimena que aquí quedó con sus hijas al amparo de los monjes al partir el Cid hacia el destierro. La abadía fue renovada en los siglos XVII-XVIII aunque conserva vestigios románicos como la torre y el claustro de los Mártires del siglo XII. La iglesia conventual es de tres naves, del siglo XVI, y aneja a ella se abre la capilla del Cid donde estuvo enterrado el héroe castellano y varios de sus familiares. En la sala Capitular encontramos una preciosa sillería y tablas de seguidores de Ribera y Juan de Juanes.

Bueno pues después de nuestro esfuerzo, dadas mis condiciones de salud, nos fuimos sin poderlo visitar por dentro, entramos por la puerta principal y tras pasar a un descansillo, la siguiente puerta estaba cerrada, vimos un telefonillo y llamamos, sólo nos contestaron que por allí no se entraba.

En todos los folletos ponía que el horario era de noviembre a marzo: laborables de 10.00h a 13.30h y de 15.30h a17.30h; domingos y festivos de 12.00ha 13.30h y de 15.30h a 17.30h De abril a octubre: de 10.00h a 13.00h y de 16.00h a 18.00h; domingos y festivos de 12.00ha 13.30h y de 16.15h a 18.00h.

Por lo que siendo un domingo de julio sobre las 12:30 debería estar abierto.

A lo lejos divisamos otra puerta que aparentemente también estaba cerrada, así que cuando hicimos algunas fotos del exterior decidimos irnos. Esto quedaría pendiente para una próxima visita otra conjuntivitis no me enturbiaba el viaje.

Monasterio de San Pedro de Cardeña

44-Burgos. Monaterio de San Pedro de Cardeña - DSC_0394

45-Burgos. Monaterio de San Pedro de Cardeña - DSC_0395   46-Burgos. Monaterio de San Pedro de Cardeña - DSC_0396

Después de aparcar el coche en la zona del hotel, nos fuimos caminando de nuevo para el centro, paseo que interrumpimos para tomarnos una cerveza sentados en una terraza de la plaza del Rey San Fernando, que aparte de contemplar la impresionante vista de la catedral que teníamos enfrente, nos sentimos atraídos por una voz maravillosa de una chica que cantaba en solitario, parece ser que con motivo de unas jornadas que se estaban celebrando en Burgos por esos días en favor de las  llamadas “enfermedades raras”.

47-Burgos. Cantante en Plaza del Rey San Fernando - P7210376 

Después de que acabara el concierto “la fantástica voz” porque no se su nombre, nos fuimos caminando en busca de algunos monumentos de la zona que se nos habían quedado atrás como son el Arco de Fernán González y la Iglesia de Santa Águeda, esta última cerrada, pero sí con una inscripción muy simpática:

 “En esta Iglesia de Santa Gadea prestó el Rey Alfonso VII ante el Cid Campeador su famoso juramento”

Arco de Fernán González

  49-Burgos. Arco de Fernán González - P7210377

Iglesia de Santa Águeda

50-Burgos. Iglesia de Santa Águeda - P721037851-Burgos. Iglesia de Santa Águeda - P7210379

De allí nos fuimos a comer al Restaurante Amarilla,en la C/. San Lorenzo, comimos igual de bien que el día anterior e igualmente de bien atendido con nuestro camarero Antonio el extremeño, sólo que un pelín más caro, esta vez era 15€ en vez de 12€ el mismo menú al tratarse de fin de semana.

Esa última tarde en Burgos, también nos llovió, aprovechamos para ver el Museo del Libro “Fadrique de Basilea” de la editorial burgalesa Siloé, en la Travesía del Mercado núm. 3 junto a la Plaza Mayor.

Pequeño y coqueto museo de 4 plantas que nos muestra la historia del libro en sus primeras manifestaciones escritas hasta el libro electrónico. Aunque la entrada cuesta 2,50€, para nosotros fue gratis, ya que los tickets nos los regalaron al sacar los de la catedral.

Ni que decir tiene que también cenamos en “El morito”, si ellos supieran que de cuatro noches en Burgos tres cenamos en su restaurante y  la publicidad que yo le estoy dando aquí, seguro que nos hubieran invitado un día a cenar.

Ir a: Página Principal / Capítulo I / Capítulo II / Capítulo III / Capítulo V

No hay comentarios: